¿Cuánto dura un flash de mano? Consejos para prolongar su vida útil

Jon Díez Supat Lecciones de fotografía 1 Comment

La vida de un flash de mano medio tiene una duración de unos 5000 destellos. O eso al menos hemos podido leer en el último artículo de David Hobby de Strobist, que de herramientas de iluminación sabe mucho. Según esta eminencia del flashazo remoto, los flashes de peor calidad disminuyen su vida media a unos 1000 destellos, lo que puede ser muy poca cosa si nos ponemos a hacer cálculos de uso.

Flash muerto

Como casi siempre, este tipo de estadísticas hay que cogerlas con pinzas. Aquí y allá se pueden leer testimonios de fotógrafos que proclaman poseer un flash de utilización frecuente con muchos años en sus circuitos. Desde luego, un uso cuidadoso del equipo es determinante para prolongar su vida útil: si maltratamos al flash haciendo ráfagas continuadas a máxima potencia, es probable que le dé un patatús mortal antes de llegar siquiera al millar de destellos.

Los consejos para hacer durar un flash y evitar su muerte prematura son sencillos:

No abusar del disparo del flash a su máxima potencia. Si nos damos cuenta que nuestras fotografías requieren de mucha potencia de iluminación de manera continuada, tal vez nos tengamos que plantear una solución diferente a los flashes portátiles, o adquirir un flash bien preparado para situaciones extremas, tal como el recientemente anunciado Nissin MG 8000.

El desuso puede ser tan dañino como el abuso: el condensador de destellos se deteriora con periodos largos de inactividad, por lo que es saludable dispararlo de vez en cuando. Si hemos dejado el flash sin actividad durante varios meses, a la hora volverlo a utilizar es conveniente dejarlo encendido unos minutos sin dispararlo para facilitar el condensado de destellos. De esa forma, evitaremos forzarlo de manera traumática.