Consejos para fotografía de retrato. Retratos de interior. Primera parte.

Jon Díez Supat Lecciones de fotografía 1 Comment

Fotografiar retratos dentro de casa no es  muy diferente a hacerlo en el exterior. La luz del sol directa a través de una ventana es fuertemente direccional y provoca contrastes violentos, por lo que es mejor huir de ella o difuminarla. Para evitar sombras desagradables y defectos que ya comentamos en anteriores consejos, posiciona a tu sujeto en la sombra y usa un reflector para proyectar una luz más difusa en su cara. Una toalla o una cartulina blanca pueden ser accesorios perfectamente válidos.

Fotografía de Lola Segura extraída de misprimerosdias.com

Si afuera el cielo está nuboso o disponemos de una cortina adecuada, podemos conseguir una luz difusa y suave moviendo a la persona fotografiada a un par de metros de la ventana.  Juega con el ángulo de posicionamiento del modelo con respecto a la luz e intenta captar el brillo de la ventana o de otra superficie reflectante en sus ojos. Prueba a crear sombras laterales en su cara: añaden un dramatismo especial al resultado final.

 

 

La intensidad de la luz ambiental puede ser demasiado baja para fotografíar a mano y un trípode puede ser de inestimable ayuda para exposiciones largas. Si no nos apoyamos en el trípode, debemos de estar atentos para evitar que la velocidad del obturador sea demasiado baja y dé como resultado una fotografía  borrosa por la trepidación. Subir el ISO cuando sea necesario y utilizar una lente rápida que permita una apertura máxima de f/2,8 o mayor son los mejores aliados para tener la situación bajo control.

 

Los objetivos de focal fija de 50mm y apertura máxima  f/1,8 son lentes baratas disponibles en todas las marcas de cámaras réflex. Su uso en estas situaciones es recomendable porque nos  permite capturar la mayor cantidad de luz posible en interiores y crear interesantes desenfoques de los fondos.

 

En la próxima entrega hablaremos de consejos creativos a la hora de componer retratos dentro de casa.